Regresiones

Llegado el final del año me veo reflejado en el diciembre anterior. Dejando a un lado por un momento la catástrofe de la pandemia, encaro otro diciembre trabajando en circunstancias similares. Tiempo de actuar en consecuencia. Recargar

Simultaneidades

Con el marasmo que nos toca vivir todo se ve afectado. Los proyectos que tenía en marcha cada cual quedaban siempre para atrás por los impedimentos derivados de la pandemia. Una situación difícil, para todos y para todo. 

Una de mis publicaciones

Provisiones vs. previsiones

Tras un mes de otoño la situación de la pandemia sigue según lo previsto; es decir, empeorando. Todos tenemos más miedos y menos libertad que antes. A falta de soluciones, toca, otra vez, apañarse como se pueda en este maremágnum de incertidumbre negativa. Cada cual a su manera, pero

Empuje

Escribir es siempre una labor solitaria. Corregir, muy tedioso. Corregirse uno mismo, un bucle torturante y a veces desalentador. Por todo ello no es de extrañar que a veces decaiga la moral y necesitemos parar a tomar aire. Lo bueno de los respiros es que, además de recuperadores, pueden también sorprender. Te encuentras un impulso nuevo e inesperado y entonces todo sube de nivel. Se te relanzan las ganas, las fuerzas y la motivación como cuando obtienes un premio literario o te sale publicado un libro.

Solamente puedo decir eso, que thank you for the company, boys.

 

En esencia

Luego será lo que tenga que ser para cada cual, pero en esencia y en resumen creo que hay que pedirle a la vida lo justo. Un amigo sincero, como decía Stevenson, algún lector verdadero y poder viajar de vez en cuando; porque lo importante es moverse, que también decía Stevenson. Con eso se puede ir tirando, por lo menos a mí me llega hoy por hoy. Aquí y ahora.

Porque mañana quién sabe.

 

El peso del humo (repesado)

Aprovechando la somera reforma efectuada, voy a enlazar aquí una historia. Una historia equivocada. Y sin embargo legible en: