user_mobilelogo

Valor con valores

No pocas veces me pesaba la evidencia descorazonadora de que nos faltaba valor para defender los valores. Como individuos y como sociedad. Me sigue pesando, claro. Nada cambia de la noche a la mañana, ni con situación de posconfinamiento por pandemia ni sin ella. Son los pequeños gestos individuales

Reforestación

La tormenta azota la travesía sin que parezca atisbarse un final. Sigue golpeando la pandemia y el mapamundi entero se convulsiona de dolor. El planeta sufre y se defiende; la lucha por sobrevivir siempre es denodada y a veces incógnita. Lo que no podemos dejar de notar son las consecuencias. Una amenaza sombría nos aparta unos de otros y corroe la vida humana; enturbia, congela y mata día día hasta que en algún punto imperceptible del tiempo la primavera se subleva y

Lujos de la sencillez

El efecto sorpresivo de una historia a veces tarda años en revelarse y lo hace por medios poco ortodoxos, incluso ajenos por completo al propio texto. Porque hay historias que se vuelven que ni pintadas para estos días inciertos y deseosos de aire. Por antiguos que sean, y sin que se sepa por qué, esos relatos del pasado cobran una inusitada, insólita actualidad. Y ya no nos queda otra que sonreír. Pero mejor será que lo cuenten directamente los mismos personajes. Que compartan un poco de su menú adolescente del Excelsior.

***    ***

 

–No puedo creerlo, Víctor –dijo Helena. Parecía en verdad sorprendida, con los ojos muy abiertos balanceados entre la incredulidad y la admiración–. No solo recordabas el menú, sino que has conseguido que nos lo sirvan aquí. Nada menos que en el Excelsior.

Día del Libro, subrayado en verde mágico

Esta es la historia de un aniversario  y de un cumpleaños felices. No éramos y sin embargo aquí estamos para contarlo. En lo particular todo fue impremeditado, tan impremeditado como imprevisto para los autores, libreros y lectores en general. Yo tenía un libro listo para publicar que debería haberse presentado más o menos ahora, pero no pudo ser por estas causas de fuerza mayor. La verdad que ayer, 23 de abril de 2020, se celebró el Día del Libro más anómalo y aciago de cuantos conociese la Historia hasta la fecha. Fue así por esta pandemia de coronavirus que amenaza y paraliza el mundo humano –que no el animal ni el de las flores u otros renuevos vegetales–. Nos atenazan un marasmo y un peligro extremos, situaciones de riesgo antes inconcebibles que hoy sufrimos todos a una escala mundial.

Viajar en tiempos de crisis por alarma

Más de un mes después, seguimos en confinamiento los españoles de trabajo no esencial. En estas circunstancias de reclusión la vida se vuelve monótona por volverse como irreal, suspendida, paralizada. Entre cuatro paredes

Confinamiento

Con el confinamiento decretado por el estado de alarma la medida del tiempo y de los días queda desleída, confinada también en una dimensión amalgamada de percepción relativa.

En mi caso casero la reclusión forzosa