Libros en el horno

No, no hablo de horno porque este verano marque temperaturas especialmente altas. Aparte de que vivo rodeado del frescor verde de Asturias, el exceso de calor no casa nada conmigo. De hecho con calor no puedo hacer nada que no sea intentar combatirlo, cuanto menos concentrarme para escribir.

Este verano casero medio paralizado por la pandemia lo estoy aprovechando precisamente para eso. No hay mal que por bien no venga y ya era hora de arremangarse y ponerse con uno de mis proyectos en lista de espera. Que tengo un nuevo libro en el horno, vamos. No soy partidario de anunciar nada que no esté más o menos presentable, pero pensé que podía ir avisando. Qué menos que avisarte a ti, ya que te interesas como lector de este blog sin demasiada actividad ni grandes nuevas. Por decoro y porque quien avisa no es traidor.

Lo curioso del caso es que quizá se publique este libro antes que otro que lleva pendiente de publicación desde el año anterior ("El Arca del repasado", mi novela premiada por tierras de Valencia y cuya publicación también se ha visto paralizada por la dichosa pandemia). Otra curiosidad que puedo adelantar en primicia tiene que ver con el libro en curso. Estoy viendo que mi escritura adquiere tintes cíclicos y se va a ir reinventado en círculos temáticos sobre sí misma. No sé si será para bien o para mal, pero creo que eso me permitirá afirmar con sucesivas entregas lo ya publicado. En ningún caso cabría hablar de sagas al uso, pero sí de reeditar leitmotivs con formatos y luces nuevas. En este caso le toca volver a "Dorsal 12", mi primer libro, tan principiante en todo. A mí de momento me está gustando más la nueva colección. Aunque parezca que no se acabe nunca de corregir y a ello deba de volver ahora, sin más tardanza.

No hay comentarios en “Libros en el horno”

Deje su comentario

En respuesta a Some User