Novedades y premio

Por temas técnicos este blog lleva tiempo sin actualizarse y debo disculparme por ello ante quienes lo seguís. Puedo adelantaros, sin embargo, que hay novedades en ciernes.

En mi ausencia, a quien corresponda

Quiero dejar aquí mi mensaje en la botella. Muy telegráfico: ninguno de mis escritos fechados antes de 2016 (mejor subir un poco la fecha) tiene una versión buena para la imprenta.

Día del Libro 2019

Este año la celebración se me hizo particularmente novedosa. Tuve la suerte de poder celebrarlo en la escuela, hablando y aprendiendo a un tiempo. Sucedió gracias a la invitación del profesor Juan Antonio Hernández, en el colegio Luisa de Marillac de Avilés (Asturias). Allí estuvimos el poeta ovetense (y también profesor y amigo) Rubén Rodríguez  y yo charlando sobre libros y escritura con los alumnos del centro un día de primavera.

Entrevista de prensa asturiana

Una entrevista en el periódico asturiano <<La Nueva España>>. Apareció en plena Semana Santa, con lo que se pudo despistar para los astures viajeros en las fechas. Por si quisieran leerla, la dejo aquí.

Vacíos que lloran

(…) Era el peor castigo para un maestro y, también, la peor defensa posible por sustentarse en una ironía descorazonadora y derrotada de antemano. Y luego aún les quedaría sufrir otro ataque incruento en su apariencia.

Cruces de caminos y de horarios

Si en una entrada anterior de este blog mencionaba mi reactivación laboral de verano, cambiar de año y de estación no cambia el fondo de esas percepciones. Un día de este invierno, casi primavera ya por calendario y por inestabilidad meteorológica, se produjo uno de esos reencuentros con cruce de capítulos, tramas y protagonistas reales de toda realidad. Yo iba de camino a una nueva jornada de trabajo temporal y ella salía de la suya –las calles del país que madruga siempre acaban por cruzarse en algún punto–.