Propiedad intelectual

Hoy he vuelto a registrar obra en la Propiedad Intelectual. Es una práctica muy recomendable para protegerse de plagios. Hacía cuatro años que no asomaba por el departamento (hasta habían cambiado algunos formularios respecto a la útima vez), cuando antes hacía un registro anual como mínimo.

Pero no fueron cuatro años de inactividad, ni mucho menos. Buena parte del margen escritor de ese periodo lo dediqué a actualizar y adecentar la obra inédita que tenía escrita hasta la fecha. Fueron revisiones a conciencia para hacerla algo más presentable y, en general, obtuve mejoras importantes (y algún que otro reconocimiento, lo que siempre anima a seguir con esto). Durante ese tiempo también escribí material nuevo, acumulando cierta producción literaria que acabo de registrar hoy, una novela corta y una escuadra de relatos de mayor o menor extensión. Una nueva flota para continuar singladura literaria.

El registro de la propiedad intelectual es más sencillo ahora. Es posible el pago de las tasas por adelantado, vía telemática, sin falta de acudir a la ventanilla del banco, lo que agiliza mucho el trámite. Con lo cual, ya solo queda preocuparse por escribir más y mejor hasta la próxima visita. Que sea cuando sea, pero que sea para bien.

DEJA UN COMENTARIO

Comentario

Nombre (obligatorio)

Email (no será publicado) (obligatorio)