Vacíos que lloran

(…) Era el peor castigo para un maestro y, también, la peor defensa posible por sustentarse en una ironía descorazonadora y derrotada de antemano. Y luego aún les quedaría sufrir otro ataque incruento en su apariencia.

 El ataque de la propaganda enemiga reprochando, magnificando y tergiversando el simbolismo de aquel relleno de circunstancias (…).

DEJA UN COMENTARIO

Comentario

Nombre (obligatorio)

Email (no será publicado) (obligatorio)